Consejos Guía de compras Noticias

¿Cuántos sujetadores hay que tener?

26 marzo, 2020
Cuántos sujetadores hay que tener

Supongamos que has acudido a un bra fitting, has actualizado tu talla de sujetador y te has comprado uno que te encanta y te sienta estupendamente. Es una sensación fantástica y quieres que perdure, así que estás dispuesta a revisar tu armario y deshacerte de todos los sujetadores que ya no sirven. Sin embargo, a la hora de comprar otros nuevos, te asaltan las dudas. ¿Qué sujetador debo comprar? ¿Cuántos sujetadores hay que tener?

Cuántos sujetadores tener

Sin ánimo de incitaros a la compra, procedo a señalar qué sujetadores hay que tener sí o sí en nuestro armario.

Sujetadores básicos

Un par de sujetadores en colores neutrales que puedas usar a diario es el punto de partida. Para no estar comprando y comprando (¡hola, ahorradoras!) lo ideal es que el estilo de sujetador y el color funcionen con la gran mayoría de vuestro vestuario -o, también, que te los puedas usar con la gran mayoría de las prendas que sueles ponerte (¡hola, fashionistas!).

Cada una tenemos nuestro estilo, que expresamos con la moda. Observa tu forma de vestir y busca los sujetadores que mejor se adapten a ti y a lo que tienes en el armario.

Quizá te interese probar dos tipos de sujetador diferentes. El objetivo es determinar cuál se adapta mejor a ti, a tu ropa, a tu estilo de vida y saber a ciencia cierta si es un modelo en el que merece la pena invertir la siguiente vez que te toque ir de compras.

Cuántos sujetadores hay que tener

Para mí, un sujetador diario, además de tener una forma con la que me siento cómoda, tiene elementos que lo hacen especial. Es mi estilo, es lo que a mí me gusta llevar puesto. Este sujetador, sin aros, es de Intimissimi.

 

Nota: el mínimo de empezar con dos sujetadores no es caprichoso. Responde a la necesidad de alternar los sujetadores (ya sabes, el sujetador que te pones hoy tiene que reposar mañana) . De esta forma alargamos la vida del sujetador, evitando que se estire o pierda su forma antes de tiempo.

Sujetador sin tirantes

Otro básico de armario que, además, puede ser multifunción. La mayoría de los sujetadores sin tirantes sí incorporan tirantes de quita y pon, lo que ofrece una gran ventaja porque en un sólo sujetador tenemos varios:

Por no mencionar que la próxima vez que encuentres un vestido que requiera este tipo de sujetador, no tendrás que debatir si comprártelo o no porque ya tienes el sujetador indicado en casa.

Cuántos sujetadores hay que tener

Uno de mis sujetadores sin tirantes, de Intimissimi.

 

¿A que es una buena inversión?

Sujetador de dormir/viajar/estar en casa

Hablando de viajes, no sé tú pero siempre que voy en avión intento ir con un sujetador que no tenga corchetes. Es decir, opto por tops o bralettes sin cierre. No sé si sólo me pasa a mí pero sucede que el cierre se me clava en las vértebras al estar tanto tiempo apoyada en el respaldo del asiento del avión (en mi casa, todo el día sentada delante del ordenador, no me ocurre).

Lo que quiero decir es que a todas nos gusta sentirnos cómodas, especialmente cuando estamos en un ambiente más relajado. Si bien es cierto que ir sin sujetador es una opción bastante popular, también es cierto que muchas personas prefieren seguir sintiendo algo de sujeción, aunque de forma light, sea por necesidad o por gusto. Con esta finalidad nacen este tipo de sujetadores. Son cómodos, suaves, no tienen aro y, a veces, son tan ligeros que no sientes que lo llevas puesto.

Perfectos para estar en casa y estar lista por si tienes que salir a hacer recados, para dormir, para largos viajes… Encontrarás un buen aliado en este tipo de sujetador.

Insisto. Según tus preferencias, quizá este sea un sujetador opcional para ti, pero no por ello deja de ser recomendable para otra mucha gente 🙂

Cuántos sujetadores hay que tener

Dos de mis bralettes favoritos cuando busco un extra de comodidad. El rosa es de Sloggi, el gris de Calvin Klein.

 

Sujetador deportivo

Jamás de los jamases uses un sujetador estándar para hacer deporte. Dependiendo de la actividad deportiva que realices, con más o menos impacto, encontrarás diferentes tipos. De nuevo, cada una con sus hábitos: si haces ejercicio regularmente, será conveniente contar con varios para irlos lavando y no quedarte sin el día que toca gym. Si, por el contrario, haces deporte de forma esporádica, quizá con uno o dos tendrás suficiente. Todo va en función de tu estilo de vida… y también de las ganas que tengas de lavar para volver a usar 😉

Cuántos sujetadores hay que tener

Dos sujetadores deportivos, cada uno para actividades diferentes. El de la izquierda (HM) resiste mejor los impactos y el de la derecha (Oysho) lo uso cuando hago yoga o pilates.

 

Sujetador especial

Por último, pero no por ello menos importante, vamos a añadir algo de coquetería a nuestra colección de sujetadores. Los básicos son funcionales, el sujetador sin tirantes te saca de apuros, el de estar en casa es súper cómodo, el deportivo es imperativo tenerlo… ya va siendo hora de animar la cosa un poquito, ¿no?

Cuántos sujetadores hay que tener

El sujetador de encaje negro es muy clásico. Un esencial de cualquier armario de lencería. Este es de Oysho.

 

Esta categoría es un poco más libre porque depende exclusivamente de ti y de tus gustos. Un sujetador de encaje negro es un clásico y, desde mi punto de vista, un must have. Sin embargo, quizá tu personalidad se incline más por algo colorido, o con transparencias, o con un diseño más atrevido. En esta categoría, como digo, la único que importa es que te sientas especial llevando lo que sea que hayas elegido.

Si quieres algo de inspiración, te dejo por aquí mi nuevo conjunto favorito: pertenece a la línea Belle d’Ispahan, de Aubade

«¿Cuántos sujetadores tenéis?»

Si me preguntasen a mí misma o a cualquiera de mis compañeras de la blogosfera de la lencería «¿cuántos sujetadores tenéis?», creo que nuestra respuesta se escaparía totalmente de la media. Aparte de los hábitos de compra que cada una pueda tener, la colección de sujetadores que tenemos las bloggers de lencería no se puede tomar como referencia porque nos dedicamos a la moda y es más que probable que tengamos prendas que no usamos o que hemos usado muy poco. Sin ir más lejos, yo tengo algunos sujetadores que ya no me puedo poner porque se han estirado; sin embargo los uso para hacer fotos (por ejemplo, flatlays), y por eso los conservo.

Como siempre, cada persona es un mundo, y la elección de un sujetador u otro, e incluso qué cantidad de sujetadores tener es algo subjetivo. Obviamente, el factor económico es un punto a tener en cuenta. Por eso me gustaría enfatizar que, desde mi punto de vista, las cantidades mencionadas en este artículo son las que yo recomendaría a título personal y para empezar. Tú mejor que nadie conoces tu presupuesto, así que toma esta guía y organízala de acuerdo a él, haz las compras con cabeza. A partir de ahí, según tus intereses o tus medios, puedes seguir sumando.

Cuántos sujetadores hay que tener

Imagen vía Container Store

 

Invertir poco a poco

Piensa, quizás, en tu experiencia creando un fondo de armario de prendas exteriores. Seguramente no te has levantado un día decidida a arrasar en las tiendas para hacerte con todo aquello que se supone que debemos tener: blazer, vaqueros, camisa blanca, zapatos de tacón, etc. Lo más probable es que hayas ido poco a poco, ¿verdad? Pues bien, para este caso es parecido porque estamos hablando de la ropa interior, que es la primera capa de ropa que nos vestimos cada día, es la que más pegada está a nuestro cuerpo y es la que no sólo moldea cómo lucirán las prendas que pongamos encima, sino que también pueden afectar a nuestra salud.

Si no tienes prendas interiores adecuadas, el consejo de cualquier estilista o personal shopper será que inviertas en ellas. ¡Tan vital es sentirse bien desde dentro! Por eso, la próxima vez que estés planteándote comprar un vestido o un nuevo bolso, párate a pensar si no será mejor invertir ese dinero en un par de sujetadores nuevos. Quizá pienses que no merece la pena porque no se ve, pero créeme cuando te digo que sí se ve. Y aún peor: tú lo sientes.

Cuando llega la hora…

Tenerle cariño a un objeto material no está mal, pero cuando ya está desgastado, roto, y su ciclo de vida haya concluido, lo mejor es desprenderse de él -agradeciendo antes todo lo bueno que nos ha aportado, como diría Marie Kondo. Así que, ¡sin piedad con aquellos sujetadores que ya no cumplen su función! Hazle sitio a los que se adapten a ti, a los que te gusten, a los te hagan sentir bien contigo y poderosa de cara al mundo. Porque lo que llevamos debajo, sí se nota fuera.

Ahora que ya cuántos sujetadores tener para empezar a construir tu nuevo armario, ¿por qué no me cuentas en los comentarios cuál será tu próxima adquisición?

 


You Might Also Like

1 Comment

  • Reply ≫ Ideas para llevar lencería en la calle - Viviendo Lencería 14 abril, 2020 at 16:03

    […] Para los vestidos o escotes halter, además, existen sujetadores/soluciones para no enseñar los tir… […]

  • Leave a Reply