Consejos Noticias

Cómo organizar la ropa interior en la maleta

1 agosto, 2019

Aprovechando que estamos en plenas vacaciones estivales y que actualmente estoy de viaje he pensado que podría ser interesante compartir mis recomendaciones y consejos para guardar la lencería en la maleta o bolsa de mano. Porque si no estás ya de vacaciones, seguramente pronto te toque.

Aprender a hacer la maleta es cuestión de práctica

A veces veo a gente metiendo ropa en la maleta como si no hubiera un mañana. Al final consigues cerrar las cremalleras pero la mitad de la ropa que llevas no te la pones. Pensemos entonces por un momento, ¿por qué llevar diez camisetas cuando te terminas poniendo cuatro? Y eso sin contar que realices compras. Pues con la lencería más de lo mismo, sobre todo en mi caso, aunque confieso que también he pecado de llevarme más de la cuenta en varias ocasiones en el pasado.

Como todo, la práctica hace al maestro, y cuanto más viajas más te das cuenta de lo que realmente te hace falta y de lo que no, lo que agiliza bastante el trasiego a la hora de preparar el equipaje. Casi todos los viajes que he hecho en mi vida los he realizado llevando sólo maleta de cabina y poco a poco he ido aprendiendo a hacer la maleta en tiempo récord y sin olvidarme de nada, pero actualmente estoy de viaje durante dos meses (con mudanza de por medio incluida) y eso ha supuesto un desafío a la hora preparar una única maleta (sí, dos meses de viaje sin facturar equipaje). Y a esto hay que sumarle que escribiendo un blog de lencería tengo que incluir piezas extra para hacer fotos y que cuento con aprovechar un poco las rebajas.  

Imagen vía Buckley Shop

6 consejos para elegir la ropa interior cuando viajas

Teniendo todo esto en consideración, voy a explicar paso por paso cómo elegir la ropa interior que me llevarte de viaje, si bien es cierto que estos criterios pueden aplicarse a las piezas exteriores también.

1 . Elige los outfit para no llevar más de la cuenta

Si has elegido viajar sin facturar equipaje, dispones de un espacio mucho más limitado para tus cosas. Evita entonces meter ropa sin sentido en la maleta. Antes de empezar, haz una lista de la ropa que te vas a poner. Después, haz una lista de la ropa interior que mejor le va a esas prendas. Planear los outfits puede llevar un tiempo, pero cuando llegues a tu destino tendrás todo lo que necesitas y no tendrás que romperte la cabeza pensando qué te vas a poner.

2. Tantos días, tantas piezas

Para un viaje de una semana: dos o tres sujetadores, ocho-nueve braguitas (una por cada día de la semana + una o dos extra*), un babydoll y un pijama. Puedes añadir también alguna pieza especial si es el caso de una escapada romántica o una luna de miel. 

*Para viajar ligero, digamos que esto sería lo mínimo. Después, entran en juego las particularidades o preferencias de cada persona; por ejemplo, yo suelo ducharme por la mañana y por la noche, lo que quiere decir que realmente uso dos piezas por día, excepto las noche que duermo desnuda (si las hubiere), por lo que la regla de una por día la multiplico por dos. Quizá para otra persona esté llevando demasiado, pero yo me siento cómoda así 😉

Piensa lo que es más práctico. Por ejemplo, un sujetador multiposición es muy versátil y te soluciona varios looks a la vez que te ahorra espacio. Del mismo modo, un sujetador color piel, uno de color negro y otro con un diseño más especial seguro que te cubren perfectamente todo el viaje. 

Ten en cuenta también tu itinerario. Si vas a hacer alguna actividad física (en mi caso, gimnasio y trekking) tendrás que llevar ropa interior acorde. 

Imagen vía Yogis on Roadtrip

3. Enrolla la ropa

Para guardar la ropa interior en la maleta un método muy usado es el de enrollar las piezas. Ten en cuenta que algunos sujetadores no pueden doblarse, por lo que es mejor llevarlos estirados en un compartimento o en una bolsa aparte destinada a tal fin. El resto de prendas que no tienen aros o estructura, pueden enrollarse o doblarse sin problema.

4. Aprovecha los huecos

Siguiendo con los sujetadores que no se pueden doblar, para prevenir que no pierdan la forma se pueden rellenar las copas con calcetines, medias o braguitas (es decir, piezas a las que no les pasa nada si se arrugan). Para que no vayan muy aplastados, ponlos encima de todo. 

Si tienes espacio, o si organizas la maleta por compartimentos o bolsas extra, puedes usar un un organizador de sujetadores para que vayan más protegidos.

5. Calcetines al rescate

Cuando viajo suelo descalzarme para ir más cómoda, pero si tengo que moverme por la cabina me pongo unos calcetines de uso exclusivo para el avión que tengo siempre a mano, en mi bolso o en la maleta. Esto también es útil si el aire acondicionado está muy fuerte y tienes frío, del mismo modo que te echas la chaqueta por encima puedes usar un par extra de calcetines si así lo necesitas. 

6. Siempre precavida

Y como nunca estamos lo suficientemente preparadas, si esperas la visita de la menstruación durante el viaje lleva alguna braguita extra para estar más tranquila. 

Imagen vía Kate Spade

 

Espero que con estos consejos para preparar la maleta logres incluir tus piezas favoritas, pero sobre todo espero que disfrutes de tus vacaciones.

¡Nos vemos en el siguiente post!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply