Noticias

Momentos de lencería en el cine

19 septiembre, 2019

¿A quién no le gusta el cine? Al igual que con los libros, a través de las películas podemos vivir infinidad de historias -eso sí, condicionados un poco por la visión del director sobre el guión del proyecto.

Cuando te gusta mucho el séptimo arte, llega un momento en que descubres que detrás de las producciones hay multitud de personas implicadas sin las cuales ya no sólo la producción no podría realizarse, sino que dependiendo de su savoir faire y visión el resultado puede ser drásticamente diferente. Hablamos, por ejemplo, de la fotografía, de la escenografía o del vestuario.

Momentos en los que la lencería es protagonista en el cine

Para el post de hoy reúno algunos de mis momentos favoritos en los que la lencería centra la atención de los espectadores, ya sea por las piezas en sí o por ver a las actrices mostrando los encantos de su cuerpo.

Ieri, oggi e domani – Ayer, hoy y mañana (1963)

Imagen vía Pinterest

 

Esta comedia dirigida por Vittorio da Sica, galardonada con ganó el Oscar a la Mejor Película Extranjera, presenta tres historias en distintas ciudades italianas: en Nápoles, Adelina apoya a su esposo con la venta de cigarrillos en el mercado negro; en Milán, Anna tiene una aventura con Renzo, cuya obsesión casi termina en una tragedia; y en Roma, la prostituta Mara busca la ayuda de su cliente Augusto para mitigar los avances del nieto de su prepotente vecino.

Ha dejado para la posteridad la escena del striptease de Sophia Loren:

 

Matrimonio all’italiana – Matrimonio a la italiana (1964)

De nuevo, el combo de Sica, Loren y Mastroianni. Esta película cuenta la historia de un hombre de negocios llamado Domenico, quien después de conocer a ingenua mujer, Filomena (Sofía Loren) en un burdel napolitano comienza una relación con ella durante años.

La película fue nominada a dos Premios Óscar: Mejor Película Extranjera y Mejor Actriz Principal (Sophia Loren).

Imagen vía Imgur

 

Belle de jour

Catherine Deneuve da vida a una mujer llamada Séverine que vive atrapada en un matrimonio que no la satisface. Decide hacerse prostituta durante el día, lo que le permite vivir sus fantasías. Luis Buñuel fue el encargado de dirigir esta adaptación cinematográfica de la novela homónima del escritor argentino Joseph Kessel. Aunque a día de hoy estamos más que acostumbrados a ver escenas de índole sexual, cuando salió esta película ciertos aspectos de ella resultaron escandalosos, incluso pornográficos. Sensacionalismo aparte, es interesante ver cómo en este film se trata la psicología de los personajes, a la vez que fantasía y realidad se mezclan en la vida de Séverine.

Imagen vía Pinterest

 

Butterfield 8  – Una mujer marcada (1960)

Esta  película es la trágica historia de una mujer joven atormentada por los impulsos contradictorios de la carne y la conciencia. En ella, Elizabeth Taylor encarna a una call girl que acude a la cita de un multimillonario que tiene los clásicos «problemas» (esposa amorosa y devota, mucho dinero, trabajo tranquilo y respetable), con el que inicia un romance muy apasionado que le produce simultáneamente felicidad y dolor.

Imagen vía Quad Cinema

Cat on hot a tin roof – La gata sobre el tejado de zinc (1958)

Imagen vía MGM

Parece que ambas imágenes son del mismo film, pero no. En esta ocasión, dos artis­tas de gran popu­la­ri­dad como lo fue­ron Eli­za­beth Tay­lor y Paul Newman encarnan a un matrimonio en el que él es alcohólico y rechaza el afecto de su esposa, a la que además acusa de haber provocado el suicidio de su mejor amigo. El film retrata la desintegración de una familia sureña americana.

 

Irma la douce – Irma la dulce (1963)

En la actualidad, cuando una película es un éxito se realiza una secuela… o muchas, llevando así al desgaste tanto la historia como la audiencia. Antes, lo que ocurría era que el director y los actores protagonistas se reunían para un nuevo proyecto, y eso es justo lo que sucede con esta película.  El tándem Billy Wilder, Jack Lemmon y Shirley MacLaine se junta tres años después de The Apartment (El Apartamento), nominada a diez Oscar y ganadora de cinco, para una adaptación del homónimo musical francés de 1959, obra de Alexandre Breffort y Marguerite Monnot.

Imagen vía Pinterest

Shirley MacLaine encarna a Irma, una prostituta de la calle Casanova, cerca del mercado central de París. Irma es devota del verde, como se ve reflejado en su vestuario: sus medias, su lencería, incluso su sombra de ojos. Su perrita y compañera, Coquette, también lleva un lazo verde a juego con ella.

Soy una admiradora del trabajo del maestro Wilder. Si nunca has visto una película suya, quizá esta sea una buena para empezar. Y hablando de empezar, así comienza esta película:

 

Scarface – El precio del poder (1983)

El remake de Brian de Palma de la película dirigida por Howard Hawks en 1932 derivó en película de culto. El film narra la vida de Tony Montana (Al Pacino), un delincuente cubano refugiado en Estados Unidos que, para salir de la miseria, se introduce en el narcotráfico y logra montar un imperio. Su vida de excesos se ve reflejada en el personaje de Elvira (Michelle Pfeiffer), que termina siendo la mujer de Al Pacino en la ficción.

Imagen vía Pinterest

Nine (2009)

Imagen vía Sky

 

Esta película dirigida por Bob Marshall quiso emular el éxito cosechado con la película musical Chicago (también dirigida por Marshall con un reparto capitaneado por Catherine Zeta-Jones y Renée Zellwegger) y triunfar en los Oscar, pero el resultado fue un poco más desastroso.

Basada en el musical en que también está basada de Fellini, la película narra la historia de Guido Contini, un cineasta reconocido cuya última película no estuvo a la altura y se enfrenta a una crisis creativa y existencial. Mientras piensa en su nueva película, comienza a recordar a todas las mujeres de su vida, encarnadas en un reparto estelar. Penélope Cruz daba vida a Carla, la amante del director, que aparece en un momento en el que el protagonista se encuentra especialmente vulnerable. Cantando y bailando así, a cualquiera se le quitan las penas:

 

 

Conclusión

Hasta aquí la selección de momentos en los que la lencería ha sido protagonista en la gran pantalla. A modo de reflexión, me gustaría señalar el hecho de que en la mayoría de ocasiones el uso de lencería sexy se atribuye a personas moralmente censurables, ¡y en realidad esto no es así! La lencería también es moda y es una parte importante de nuestro atuendo diario -no sólo reservado para ocasiones especiales. 

¿Añadirías algún momento más a esta lista? Cuéntamelo en los comentarios 🙂

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply 【 Momentos de lencería en el cine (II) 】 - Viviendo Lencería 11 junio, 2020 at 22:50

    […] Si, por casualidad, todavía no has leído la primera edición, haz click aquí 😉 […]

  • Leave a Reply