Noticias

¿Por qué es mejor hablar de body neutrality?

21 abril, 2020
¿Por qué es mejor hablar de body neutrality en lugar de body positive?

A estas alturas, el body positivity es un término más que conocido.  Gracias a él vinimos a celebrar nuestros cuerpos y a estar orgullosas de él.

Sin embargo, no todo es tan bonito. Amar nuestro cuerpo tal y como es no es una tarea fácil para mucha gente, y las más de las veces puede incluso que nos cueste aceptarlo. ¿Tenemos que obligarnos a repetir afirmaciones positivas si no creemos 100% el mensaje?

Existe otro movimiento llamado body neutrality (neutralidad corporal) que prioriza la aceptación y la visibilización de los cuerpos de una forma real pero con una connotación importante: la aceptación del cuerpo se basa en reconocerlo tal y como es, sin el peso de la palabra «amar» y librándonos de todos los estigmas y expectativas, viéndolo como algo neutro.

Si quieres saber por qué es mejor hablar de body neutrality frente a body positivity, ¡sigue leyendo!

Qué es el movimiento body positive

El body positivity (o la positividad corporal, en español) se refiere a la afirmación de que todas las personas merecen tener una imagen corporal positiva, independientemente de cómo la sociedad y la cultura dicten o consideren cuál es la forma, el tamaño y/o la apariencia ideales.

El término «body positive» surgió en 1996 cuando la psicoterapeuta Elizabeth Scott y Connie Sobczak, una paciente que había recibido tratamiento para un trastorno alimentario fundaron el sitio web thebodypositive.org, donde a día de hoy siguen ofreciendo recursos y materiales educativos diseñados para ayudar a las personas a sentirse bien con sus cuerpos.

Sobre el año 2012 el movimiento volvió a resurgir, centrándose inicialmente en desafiar los estándares de belleza femenina poco realistas. A medida que el movimiento fue creciendo en popularidad, el enfoque original en la aceptación del peso comenzó a cambiar hacia un mensaje de que «todos los cuerpos son hermosos«.

Body positive vs Body neutrality

Imagen vía Aerie

Instagram jugó un papel fundamental en el resurgimiento del movimiento del body positivity. En los últimos años, tanto medios de comunicación como empresas han ido haciendo esfuerzos para elaborar contenido o marketing enfocado al body positive. En España, seguramente todas tenemos en mente las campañas de Dove como ejemplo.

Si bien la positividad corporal es algo de está en boca de todo el mundo, muchas personas continúan confundidas sobre lo que significa exactamente. Parte de la razón de los malentendidos sobre lo que significa de verdad el body positive se debe al hecho de que hay muchas definiciones diferentes de lo que significa el movimiento.

Críticas al movimiento de positividad corporal

El mensaje de positividad corporal está destinado a ayudar a las personas a sentirse mejor consigo mismas, no está exento de problemas y críticas.

Por ejemplo, un problema es la idea de que la positividad corporal implica que las personas deben hacer lo que crean que necesitan para sentirse positivas acerca de cómo se ven. Desafortunadamente, los mensajes populares con los que somos bombardeadas incluyen la idea de que las personas más delgadas y que están en forma son más felices, más saludables y más hermosas. Esta idealización de la delgadez puede contribuir a que algunas personas realicen acciones poco saludables, como las dietas extremas o el ejercicio físico extremo, con el pretexto de sentir que son body positive.

Simplemente decirle a la gente que se acepte a sí misma  cuando al mismo tiempo seguimos recibiendo una avalancha continua de imágenes que promueven el ideal delgado puede ser perjudicial. Ignorar y resistir frente al ideal de belleza dominante es una quimera: por una parte, nos dicen que tenemos «fallos» en nuestro cuerpo, mientras que por otra se nos exige que seamos positivas con él. Esta «exigencia» de ser positivas, cuando realmente no lo sentimos así, nos lleva a la vergüenza, a la culpa, a la ansiedad, a la depresión.

Body positive vs Body neutrality

Imagen vía ISTOCK

Esto en ningún modo quiere decir que debamos decirnos cosas bonitas o tener pensamientos positivos sobre nosotras mismas, ¡faltaría más! Pero parece ser que encubrir el pensamiento negativo con un mensaje positivo no es la mejor manera de enfrentar la situación. Se sugiere que una mejor práctica consistiría en reemplazar patrones de pensamiento negativo por otros más realistas.

Otra crítica al body positivity es que las descripciones de sus mensajes tienden a excluir a las personas de color, así como a las personas con discapacidades, LGBTQ y no binarias, resultando en un movimiento no inclusivo.

Esto es así porque las imágenes corporales a menudo retratadas en mensajes positivos para el cuerpo todavía, por desgracia,  se ajustan a un ideal de belleza específico. Obviamente, con este panorama, es lógico que muchas personas simplemente no se sientan reflejadas con el movimiento del body positive.

Qué es la neutralidad corporal (body neutrality)

En el movimiento de neutralidad corporal, el cuerpo se ve como un vehículo que nos ayuda a movernos por el mundo, sin pensar en cómo se ve. El body neutrality no se enfoca en la apariencia del cuerpo; se centra en  en ver todo lo que nuestro cuerpo hace por nosotras.

Anuschka Rees, autora del libro «Beyond Beautiful«, explica que su obra surgió como una forma de autoterapia después de haber pasado gran parte de sus veinte años en dieta tras dieta y comparándose con otras personas en Instagram. “Todo en nuestra cultura sugiere que el valor de una mujer depende de su apariencia. Esto, asociado con ideales de belleza poco realistas, significa que muchas mujeres se sienten inseguras sobre su apariencia y están convencidas de que sus vidas podrían ser mejores si fueran más bellas».

Rees explica que la neutralidad corporal es un movimiento social cuyo objetivo es reducir la gran importancia que se le da al atractivo físico en nuestra sociedad. Va más allá de la positividad corporal porque no solo contradice los ideales de belleza de nuestro tiempo, sino también todos los aspectos de la sociedad que continúan promoviendo la belleza como algo esencial, como algo que se debe lograr, y la apariencia de una persona como indicativo del valor de la persona.

Origen del movimiento body neutrality

Se dice que el origen del término se remonta a 2010, a un programa de Alimentación Emocional en un Centro de Mujeres en Vermont (EEUU). La idea detrás de la neutralidad corporal es ayudarnos a alejar el auto-odio, sin la presión de tener que amar nuestro cuerpo, encaminando nuestro esfuerzo hacia un lugar donde sepamos respetar nuestros cuerpos, sin darle importancia a los pensamientos (sean positivos o negativos) que puedan surgir al respecto.

¿Cómo podemos abrazar la neutralidad corporal?

La relación que tenemos con nuestro cuerpo puede ser desordenada y complicada. Abrazar y practicar la neutralidad corporal puede simplificar las cosas al dar un paso atrás y ver nuestros cuerpos como lo que son (un vehículo para experimentar el mundo, el hogar de nuestra alma…) en lugar de algo que tiene que ser objeto de constante comparación.

Puedes empezar respondiendo a estas preguntas:

  • ¿Cómo te ayuda tu cuerpo en tu vida?
  • ¿Qué ha hecho tu cuerpo por ti?
  • ¿Por qué le quieres dar las gracias?

Al principio puede ser difícil porque siempre encontramos un «pero» o excusas. Deja los juicios de valor a un lado, no se trata de eso. Se trata de que te desprendas poco a poco de la sensación de rechazo hacia tu cuerpo, o hacia ciertas partes de él, para que la importancia que le das a tu apariencia física de vaya diluyendo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Detrás de la foto de hoy se esconde la historia de mi viaje personal. Pasé muchos años comparando mi cuerpo: que si aquí hay mucho, que si aquí hay poco, que esto no debería ser así, que si otras chicas lo tienen asá… y un largo etcétera. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Una parte de mí comprendía que ese comportamiento no era sano, y la otra se esforzaba por callar esos juicios que yo misma emitía. Sin embargo, no lograba trascenderlos. Hasta que un día (no creáis que me levanté un día y me vino la inspiración, esto surgió en medio de un proceso de crecimiento personal) comprendí todo lo que mi cuerpo, ese del que tanto me quejaba, hace por mí. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Mi cuerpo ha tenido lesiones y ha padecido enfermedades, pero se ha sanado sin secuelas porque es muy fuerte. Mi cuerpo me permite navegar a través de la vida y experimentarla al máximo. Cuando viajo, exploro, siento,… todo lo hago a través mi cuerpo. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Entonces comencé a dar gracias y a apreciarlo por lo que era: mi vehículo en esta vida. Esto también me llevó a cuidarlo más, pero olvidándome de forzarlo a encajar en un determinado canon. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ En este sentido, la lencería ha jugado un papel importante porque me ayudó a apreciar la belleza que escondía mi cuerpo. Cuando era más joven, el momento en que comenzaba a vestirme era uno de los pocos momentos en los que me veía bien. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Procuro vivir en la mejora constante, y huyo de la superficialidad. Hoy en día, por suerte, va habiendo cada vez más personas que rechazan formar parte del mundo idílico de imágenes perfectas para Instagram. Está bien querer mostrar lo mejor de uno mismo, pero hay mucha gente que vive engañada por las apariencias y eso es muy peligroso… ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Mostrar lencería requiere mostrar también nuestro cuerpo, y aunque el mío está muy lejos de ser el de una modelo, ya no me importa. Por eso, como de costumbre, la foto está sin retocar. Exponerme con todas mis “imperfecciones“, lejos de ser algo me aterrorice, ahora es algo que me libera ✨

Una publicación compartida de Blog de Lencería en Español (@viviendolenceria) el

 

Conclusiones

Ningún movimiento sobre la imagen corporal quiere promover el odio del cuerpo, pero seamos sinceras: «amar nuestros cuerpos» no siempre es realista, siempre habrá alguna parte que nos guste más que otra. Está bien admitir que no amas 100% tu cuerpo, no te sientas obligada a decirlo: tu valor no reside ni en la forma, ni en el tamaño, ni en ningún otro aspecto de tu apariencia física. Es cierto, sin embargo, que la imagen corporal juega un papel en el autoconcepto, pero podemos basar nuestras autopercepciones en otras partes de nosotras mismas.

La sociedad, los medios, la cultura seguirán teniendo sus cánones (cambiantes, por suerte). Sean los que fueren, es importante subrayar que podemos encontrar un punto donde estar a gusto con nosotras mismas sin basarnos en la apariencia física, se dicte la «moda» que se dicte.

Poco a poco, llegaremos a la liberación corporal y a la auténtica normalización y celebración de todos los tipos y formas de cuerpos. Y entonces, ya no habrá siluetas o normas que perseguir. Todos los cuerpos quedarán libres.

¿Conocías ambos movimientos? ¿Abrazas alguno de ellos? ¿Cómo es la relación con tu cuerpo? Cuéntamelo, te leo en los comentarios 🙂

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply