Guía de compras Noticias

4 cosas que tienes que saber para encontrar tu sujetador perfecto

25 junio, 2019

Si crees que encontrar el sujetador perfecto es una odisea, este artículo es para ti. Elegir un sujetador no es tan difícil, sólo sigue estos consejos y aprenderás definitivamente a elegir el más adecuado.

Si te sientas incómoda con tus sujetadores deberías saber que estos tienden a aflojarse con el uso, y si ya no te sientes bien con ellos entonces es el momento de cambiarlos. Si comprarlos nuevos no soluciona el problema quizá te interese revisar tu talla.

Consejos para encontrar el sujetador perfecto

En internet puedes encontrar guías simples que te ayudan a conocer tu talla de sujetador, pero también puedes ir a una tienda de lencería y corsetería y pedir que te midan. También te ayudarán mostrándote modelos que te pueden servir.

Una vez tengas tu sujetador, manos a la obra! Póntelo, mírate en el espejo y hazte las siguientes preguntas para saber si se ajusta correctamente y si usas la talla adecuada. 

1. ¿La banda del sujetador te queda grande?

¿Te abrochas los nuevos sujetadores en el ganchito más apretado? ¿Tienes que bajar la banda cada vez que subes y bajas los brazos? ¿La banda se mueve y tienes que reajustarla a lo largo del día? Si te giras, ¿la banda no se sitúa en paralelo al suelo y se sube?

Si has respondido sí a alguna de estas preguntas, intenta probar una talla de contorno menos. De esta forma no estarás teniendo que reacomodar el sujetador durante todo el día. Además, como la mayor sujeción proviene de la banda (no de los tirantes), conseguirás más firmeza en el pecho. Asegúrate de que tu nuevo sujetador te sienta bien cuando lo abrochas en el corchete más flojo, de esta manera podrás ir usando los corchetes más apretados a medida que la banda se estire con el uso.

(A tener en cuenta: cuando bajes la talla del contorno, asegúrate de subir el tamaño de la copa. Una 90B es equivalente a una 85C o una 95A. Estas son las llamadas tallas equivalentes o tallas hermanas. En este artículo te explicamos qué son las tallas equivalentes y cómo hallarlas.)

Si estás muy acostumbrada a sujetadores que te quedan flojos puede parecerte que una talla de contorno menos es muy pequeña, incluso aunque resulte cómoda. Recuerda que los sostenes son, como su nombre indica, piezas que sostienen. Cuando busques el ajuste perfecto, cómo te sientes es más importante que cómo te ves.

2. ¿Se te suben los aros?

¿El pecho sale por la parte superior o los lados de la copa? ¿El borde superior de la copa te corta el pecho en vez de crear una línea suave? ¿Sientes el aro encima del seno en lugar de tenerlo donde la parte inferior del pecho se encuentra con la caja torácica?

Si has contestado sí a cualquiera de estas preguntas, la solución más fácil es intentar aumentar el tamaño de la copa. Para que un sujetador cumpla su función y sea cómodo, la parte que está por debajo del aro debe acomodarse sin ningún espacio entre el aro y el pecho, y sin aplastarlo o cortarlo por ningún lado. Si tus pechos sobresalen de la copa lo primero que debes intentar es un tamaño de copa más grande.

Imagen via Unsplash


3. ¿Tienes que apretar mucho los tirantes?

¿Se te caen los tirantes incluso cuando los ajustas al máximo? ¿Sientes que tienes que hacer un arreglo de costura o comprar uno de esos clips que unen los tirantes en la espalda sólo para sentir mayor sujeción?

Si esto sucede con tu sostén nuevo, intenta bajar el tamaño de la banda . Así como la banda se estira, también lo hacen los tiros. Eso significa que a medida que el sujetador suma tiempo de uso tendrás que apretar aún más los tirantes para que se ajuste sea como el del primer día. Sin embargo, esto no ocurre cuando la prenda está nueva. Una banda cómoda mantendrá todo en su lugar y permitirá que los tirantes hagan su (poco) trabajo.

4. ¿El puente no se apoya en el esternón?

La pieza triangular que conecta las dos copas en el centro del pecho se llama puente. Esta es una zona clave en la que fijarse para resolver problemas cuando el sujetador es incómodo o si tienes que estar reajustándolo a lo largo del día. Depende también un poco de la forma de los senos, pero por regla general el puente debe apoyarse en el pecho.

Si tu banda no está lo suficientemente ajustada de acuerdo con el paso 1, disminuye el tamaño de la banda . Esto hará que la banda se acerque más a tu cuerpo, haciendo que el puente se asienta cómodamente.

Si tu banda está lo suficientemente ajustada pero tus senos están haciendo que el puente se levante, sube la copa .

Conclusión

Espero que este artículo te haya dudado y la próxima vez que vayas de compras encuentres (por fin) el sujetador perfecto para ti. Recuerda que no es fácil acertar a la primera, pero la perseverancia tiene su recompensa. Puedes dejarme en los comentarios tus dudas y preguntas, o seguir leyendo el resto de artículos del blog para más información.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply